Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Other World {Foro RPG Naruto/Inuyasha} normal
Dom Abr 26, 2015 3:41 pm por Blood Dusk

» Gizem - afiliación normal
Dom Abr 26, 2015 3:37 pm por Blood Dusk

» Ambientación
Vie Ene 10, 2014 8:11 pm por Blood Dusk

» Ambientación
Vie Ene 10, 2014 8:10 pm por Blood Dusk

» Ambientación
Vie Ene 10, 2014 8:09 pm por Blood Dusk

» Reglamento: Líderes y Sublideres.
Dom Dic 29, 2013 3:39 pm por Yura

» Tribu | Camada de Fernis | No lamas tus heridas.
Vie Dic 27, 2013 12:16 am por Blood Dusk

»  ► First Step {Asian Idols RPG} ▬ Élite
Vie Dic 20, 2013 2:10 pm por Blood Dusk

» AFILIACIONES NORMALES [Coloca tu tablilla aquí]
Vie Dic 20, 2013 2:09 pm por Blood Dusk




Afiliados Élite ⁍ 12▴20 ⁌
Fallen Night
Hermanos⁍ 2▴8 ⁌
Hermanos Face ⁍ 2▴4 ⁌

NORMALES⁍ 2▴60 ⁌
Invierno
De noviembre a febrero.

Los inviernos pueden ser muy fríos, con una temperatura mínima que se acerca a los - 20 °C en la parte más septentrional del país.Las temperaturas en invierno son altas a lo largo de la costa sur y considerablemente bajas en el interior montañoso. Prendas para abrigar y calefacción comienzan a hacerse comunes en estos meses.Las Nevadas inician hasta mediados de Diciembre.
Créditos
Licencia de Creative Commons
Blood Dusk Rebirth is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License
Este foro corre a cargo de toda la administración y miembros que le han dado vida.Gracias a todos ellos, el foro sigue funcionando.

Agradecemos a Samsara de Rinne:Last Chronicles por ayudarnos con el diseño, todo él corre a cargo de ella.Gracias también a los maravillosos tutoriales de Ayuda a Foroactivo, como también a tumblr y deviantART por las imágenes que ofrecemos. El coloring oficial presentado es de Evey!, por ello también le agradecemos.

La mayoría de ideas son originales de cada líder para su raza, exceptuando algunos casos en los que se consultaron libros o sagas, cualquier crédito irá debidamente colocado en los documentos pertinentes.

[Cerrado] La misión de luz.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Cerrado] La misión de luz.

Mensaje por Raphael el Vie Ago 30, 2013 5:49 pm

-“Perfecto… ahora solo falta un tallito de brócoli y… Oualá!” – El joven padre Dennis había terminado algo muy especial de preparar algo muy especial para la lonchera de su pequeña hija. Se había demorado horas de horas para hacerlo y ahora se sentía muy dichoso de haberlo finalizado con mucho éxito. Inconscientemente empezó a cantar “Tengo Ganas” de su cantante favorito, GianMarco como muestra de su felicidad. Una gran sonrisa se esbozó en su somnoliento rostro, puesto que llevaba despierto más de 5 días, le preocupaba lo que iba a pasar el día a día, era uno de los momentos más críticos de su vida. Una de las personas que más adoraba en el mundo estaba muriendo en el hospital y digo muriendo, pues gracias a algunas habilidades angélicas pudo saber el destino de su abuela. No podía hacer mucho ante eso hecho más que resignarse y ocupar su mente en nuevas ideas de cómo conseguir dinero, pues ya sin su abuela tuvo que quedarse a cargo de la casa él sólo. Trabajando y estudiando a la vez para poder solventar sus estudios y a la vez a una pequeña niña a la cual era su adoración. Sunny era el motivo de su vida desde hace 3 años que la tenía junto a ella y desde entonces solo ha vivido para ella. Para poder mantener su pequeño hogar tuvo que dejar temporalmente la universidad para poder tomar un empleo de medio tiempo como maestro galletero en un colegio en el centro de la ciudad, lo había tomado pues quedaba en el mismo colegio de su enanita, así que podía estar junto a ella todo el día cuidándola y regresar a casa para cuidarla.

Lonchera:


Caminaba con suma alegría por los corredores hasta la habitación donde la infante dormía, estaba dispuesto a levantarla, pero en ese momento se detuvo pues recordó que era sábado y no habían clases ese día. – “Dios, soy un tonto.” – Suspiró con gran pesadez antes de devolverse a la sala, donde se sentó en una esquina en el piso. Los pensamientos, reflexiones, vivencias, enseñanzas inundaban la cabeza del ángel, los problemas realmente lo estaban agobiando al límite. ¿Qué se supone que debería hacer? ¿Buscar otro empleo? ¿Entonces con quién se quedaría la menor en casa? Sunny tenía 6 años de edad, dejarla sola en casa sería muy peligroso y dejarla en una guardería… Dennis a duras penas le alcanzaba para comer y pagar uno que otro servicio, lo cual no era suficiente. Por un momento, pensó en llamar a sus padres, pero él no estaba dispuesto a volver al mismo mundo oscuro en el que vivía, lleno de violencia y muertes, ese no era el ambiente correcto donde quería criar a su hija. Ladeó la cabeza para separar los problemas de las soluciones, cuando estaba en lo profundo de sus pensamientos concentrados plenamente en ellos le pasó algo extraño.

-“Raphael… Raphael…” – Alguien lo llamaba, pero no con su nombre humano. Inmediatamente se alertó pues nadie sabía su nombre angélico, por lo menos no se lo había dicho a nadie desde su despertar o eso creía él. Desde su posición buscaba a propietario de esa voz. – “Raphael… ¿por qué me tienes miedo, hijo mío?” – Aquella voz sabía lo que él sentía en ese momento, no fue hasta cuando esa aura tan brillante y pura lo abrazó, en ese momento supo de quién se trataba. Inmediatamente las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas esa presencia que ese encontraba ahí junto a él hacía que sus emociones salgan a flote y una de ellas denominada “frustración” fue la primera en hacerse notar mediante el lamento. – “Tranquilo, hijo mío, ahora yo estoy junto a ti y no hay nada más que temer.” – Aquel ser celestial que se encontraba a su lado era Dios Padre Todopoderoso que había bajado desde el reino para ver a su ángel, tomarlo entre sus brazos y abrazarlo como sí de un niño pequeño se tratara. – “He bajado para verte Raphael, pero te necesito, tu hermanos te necesita… pero ahora debes dormir, descansa.” – El ángel quedó automáticamente dormido, cayendo en un estado de sueño profundo por no decir caer en coma inducido.-


Cuando abrió los ojos no podía creer lo que estaba viendo o por lo menos no lo recordaba y poco a poco iba retomando memorias perdidas, aunque para sus ojos aun humanos todo lo que veía eran maravillas que quizás nunca se podría ver en la tierra. Niños jugando con abominables animales como leones, hienas, tigres, elefantes… todo parecía un enredo pero a la vez tan calmado y ese aire tranquilo que anunciaba la paz que solo el sumo Creador podría brindar. Caminó por un sendero que le parecía extrañamente familiar como si estuviera buscando algo que él mismo ignoraba pero a la vez sabía por dónde ir, llegando pronto a un gran árbol junto a un hermoso lago.



¿Qué era ese lugar tan hermoso? ¿En dónde estaba? Tocó aquel árbol junto a él y pudo recuperar memorias de su vida angelical cuando era residente en aquel lugar. Estaba en el lugar dónde todas las mañanas al despertar con los rayos del sol, iba a orar agradeciéndole a su Padre por todo lo que ÉL había hecho y pidiéndole sobre todo por aquellos humanos que se encontraban sumergidos en las tinieblas, orando también, por sus hermanos que habían sido encomendados a la tierra para luchar.

-“Raphael, Raphael… ven no te distraigas, sigue caminando.” – Esa voz otra vez lo llamaba, estaba certero en que esta su Padre quien lo llamaba por lo cual se fue desesperando en buscarlo, corrió hasta donde le pareció que provenía el llamado. Bordeó el lago internándose mucho entre los árboles, arbustos y animales, realmente parecía a la selva de la Amazonía en la tierra, nunca había visitado ese lugar pero había visto muchos documentales sobre eso. Llegó a un claro donde podía observar una cabaña algo desgastada por el paso de los años, pero ese era el lugar de donde provenía la voz. Abrió la puerta del inmueble muy despacio, quizás algo temeroso de encontrarse cara a cara con su Creador, ingresó y lo que veía definitivamente no era el interior de una simple cabaña en el medio de una selva, sino que, en ella guarecían… ¿troncos brillantes? Lo cierto que eso objetos irradiaban una luz demasiado brillante para sus ojos. – “Raphael, estoy detrás de ti... voltea a verme, hijo mío.” – Los ojos del muchacho se abrieron como plato, volteó para ver a su Padre, sin embargo, sus piernas no contuvieron y cayó de rodillas delante de ÉL. – “¿Por qué te arrodillas y lloras? ¿Es qué has hecho algo malo en la tierra y yo no me he dado cuenta?” – El Sumo Creador dijo en tono de broma para que el ángel se sintiera más cómodo y perdiera el miedo. – “¿Es que no estás feliz de verme nuevamente? Levántate y dame un fuerte abrazo, pues finalmente el hijo ha vuelto a la casa de su padre después de mucho tiempo.” - Raphael se levantó para acercarse a su Padre, tomándolo fuertemente entre sus brazos, su cuerpo aún temblaba, su garganta seguía tupida, su corazón marchaba a toda máquina y sus de sus ojos salían incontrolables gotas de lluvia. No obstante, todo esto se calmó al sentir el calor del Omnipotente, respiró con tranquilidad y la paz que sintió era incomparable con algo sentido anteriormente, no se podía comparar con la iglesia o catedral, pues la sensación era infinitamente menor.



-“Padre, me has llamado desde tan lejos y he venido a ti nuevamente me postro ante tus pies, esperando a cualquier mandato tuyo para cumplirlo. Soy tu ángel de la curación, el ángel que fue mandado a la tierra para ayudar a Tobiat para ayudar a su padre y a su futura esposa Sara y él que ahora tiene bajo su protección a una pequeña humana. Soy tu fiel vástago, el ángel Raphael.” – Dennis hizo una pequeña venia para luego ponerse de rodillas delante del Magnifico con la cabeza gacha, empero no pudo estar mucho tiempo así, pues quería ver su rostro de nuevo; era tal y como él lo recordaba: el cabello largo, ondeado y canoso que demostraba sabiduría; las grises cejas pobladas que enmarcaban aquellos ojos llenos de paz, amor y luz en los cuales fácilmente te podían tranquilizar, incluso si no los mirabas solo bastaba con que ellos te vean para poder sentir su majestuosidad; esa nariz recta que tenía por debajo esa reluciente y blanca barba con la cual Raphael recuerda que alguno niños tiraban de ella y Padre con una dulce mirada los apaciguaba.

-Y ahora el también eres el ángel que custodiará este lugar. – Las palabras de Padre hicieron que se desvirtué por completo alejándolo de sus recuerdos, una señal para que el celestial se levantara, quien obedeció inmediatamente, empezó a seguir cada paso y a escuchar atentamente cada palabra que decía. – Raphael te he llamado al reino para que entregarte algo… tus hermanos han luchado por mucho tiempo, muchos de ellos han caído, sus almas han sido lastimadas, sus cuerpos flagelados y sus almas heridas, ellos han sufrido mucho en la tierra…“ – Padre se detuvo tanto en palabras como de pasos. – No tienes idea de cuando he sufrido por aquello, mi corazón llora cada vez que uno de ustedes cae en batalla y debo traerlos nuevamente al reino… duele demasiado e incluso para mí es algo insoportable.” – El ángel pudo ver como las lágrimas corrían por pálidas mejillas de su Creador, empero no se atrevió a decir algo y solo agachó la cabeza con tristeza interminable en su mirada y siguió escuchando con atención. – “A lo largo de este tiempo, estuve juntando cada lágrima, cada gota de sangre, todo el sufrimiento, el dolor y el amor de mis ángeles hacia los humanos para crear con ello un semilla de la cual crecería un árbol…” – Avanzó hacía donde estaban lo que parecían pedazos de madera brillantes. – “El árbol de luz fue creado con una finalidad, aquella es que de su interior nacieran algo muy especial… las armas de luz, cuáles serán entregadas a sus unigénitos  dueños en la tierra. Tu mi amado Raphael, serás el encargado de entregárselas y también te encargarás de cuidar este lugar, eres el único que conoce de este lugar y así se debe mantener.” – El omnipotente cogió uno de los aparentes trozos de madera desde la cima de un estante de cristal que estaba un poco apartado de los demás y lo trajo hasta su acompañante. – “Ahora Raphael, ahora arrodíllate… te haré entrega de tu arma, deberás recordar cada palabra que te diga pues con ellas tú las entregarás a tus hermanos.” – El joven enseguida obedeció sin decir palabra alguna comenzando con el rito.

“Postraos, bajad el rostro y eleva tus respetos, pues estás en frente de tu Padre Creador que te ha cuidado, protegido y elegido como su valiente guerrero representante para que luches en por él, tanto en lo cielos como en la tierra. Yo en mi infinita sabiduría, he otorgado Raphael, la autoridad y la responsabilidad de otorgar a una de sus creaciones que ayudarán a mis hijos en las batallas, las armas divinas.

Ahora te hago entre de tu arma que ha sido creada y escogida especialmente para ti, a la cual se le ha dado la denominación de “Onmis Medela” que significa “Todos los remedios”, a ti Raphael, para que sean una solamente, corazón y alma desde ahora hasta el fin de los tiempos y puedan luchar con ellas en los tiempos de guerra.

Pater Noster, qui es in caelis, sanctificétur nomen Tuum, adveniat Regnum Tuum, fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie, et dimitte nobis débita nostra, sicut et nos dimittímus debitóribus nostris et ne nos indúcas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen

Levantaos y empuñad vuestra arma, es hora de luchar con ferocidad en mi nombre. Ahora todo está en tus manos… enorgullece a tu Padre y a tu familia.”


Dio un leve soplido dando al ambiente una cegadora luz traído por un viento lleno de divinidad que bordeó a los presentes y aquel retaco de madera se convirtió en una hermosa lanza brillante que inmediatamente fue a las manos a su nuevo propietario que todavía persignado al que el Omnipotente levantó tocándole el hombro y con una gran sonrisa le dijo: - “Está hecho, mi amado ángel, ahora debes regresar a la tierra y seguir con tu misión… no es bueno que dejes tu cuerpo humano solo, además debes cuidar a mi pequeño ángel debes estar ahí para cuando las nuevas oportunidades renazcan.” – Padre bendijo a Raphael haciéndole una cruz en la frente para después darle un amoroso beso en la frente, terminando esto desapareció en un cerrar y abrir de ojos, dejando al celestial nuevamente solo.

-“Padre espera… ¿qué ángel? ¿Las nuevas oportunidades renazcan? Padre… no te vayas, por favor… tengo mucho que preguntarte.” – Las palabras que salían de su boca parecía como idas en el tiempo extraviándose en el, todo a su alrededor empezó a girar a gran velocidad, solo atinó a cerrar los ojos pues parecía como si todo se acercaban e iban a colisionar en cualquier momento. Cuando por fin pudo abrirlos, nuevamente se encontraba en su pequeño dúplex a las afueras de lugar, los mismos muebles viejos y ese aroma a madera añeja inundaba el espacio. Se frotó los ojos y levantó con pereza, ¿había sido todo un sueño? Quizás había comido algo en mal estado o la preocupación hicieron que soñara algo raro, de todos modos eso no le importaba mucho, lo que realmente le importaba era su hija. Caminó hasta la habitación de ella encontrándola plácidamente dormida abrazando a sus conejitos y ositos de peluche.

Un suspiro de alivio resonó bajamente al ver aquella enternecedora escena entre los truenos y las constantes gotas de agua al estrellarse contra el piso. - “¿En qué momento ha empezado el aguacero?” - Se dijo a sí mismo mientras caminaba a las ventanas fue ahí donde una forma extraña le llamó la atención, no solo porque había una lanza de pie en medio de la carretera en plena carretera mojada y tal parecía que ninguna de las personas o carros que pasaban por ahí notaban, sino que al verla esta parecía llamarlo por su nombre angelical. – “No más galletas antes de dormir. Me estoy volviendo loco.” – Dijo nerviosamente así mismo, no era que no creía en lo que Padre decía, sino que no es normal que un arma te hable, es más que puedas escuchar su ¿corazón? Parecía que Dennis realmente estaba cayendo en la demencia, empero recordó las palabras de su Padre que paseaban una y otra vez por su mente: “Serán como uno solo, alma, corazón y sentimientos.” Sin pensarlo se encontraba ahora frente aquella brillante arma celestial, trato de tomarla pero la forma se desvanecía en sus manos como si está fuera hecha de niebla o como un holograma.

-“Tomás.” – Escuchó entre susurros lejanos, pero… ¿quién era “Tomás”? Dennis no conocía a ningún Tomás o por lo menos eso pensaba hasta que por fin pudo descifrar lo que quería decir con aquello.

-“Bienaventurados los que no ven y creen… Tomás, el apóstol incrédulo…” – Habló en un tono muy bajo, mientras cerraba los ojos para poder concentrarse. Llevó las manos hacía el arma diciendo: - “Mi adorada lanza, sé que no me conoces y que tienes miedo de mí, pues te han impuesto obedecerme sin negarte a nada, sin siquiera preguntarte. Sin embargo, hoy te pido con el corazón abierto que te unas a mí en esta lucha y que juntos pongamos fin a está por el bien de los todos los seres existentes de la tierra, encontremos aquel objeto perdido y  ganemos juntos en nombre de Dios Padre Todopoderoso… por favor…”


Habilidades:

avatar
Raphael
Sublider Angel
Sublider Angel

Orientación Sexual : Heterosexual.
Edad : 39
Mensajes : 194
Localización : En el hospital.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Cerrado] La misión de luz.

Mensaje por Mei ❦ Ashriel el Sáb Ago 31, 2013 1:19 pm



Prueba Aprobada

·Raphael la Armería esta a tu cargo·


When your soul finds the soul it was waiting for Invitado

❤:
avatar
Mei ❦ Ashriel
Lider Angel
Lider Angel

Orientación Sexual : VitelSexual~
Edad : 26
Mensajes : 465
Localización : Ultimo circulo del infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.